¿Inteligencia? de Negocios

¿Inteligencia? de Negocios

por Jimmy Pérez Tsujita

Decisión de Invertir o Gastar

ETIQUETAS:
5
Media: 5 (1 voto)

Cuando nos enfrentamos a la difícil situación de tener que escoger una herramienta tecnológica, nos emocionamos tanto con el producto que cuando nos preguntan por los sustentos de los montos, terminamos diciendo: “es cierto, es mucho dinero”.

Toda inversión tiene que estar acompañada de un buen sustento; y BI no es la excepción. En esta publicación sin embargo, trataremos de ponernos en algunas situaciones conocidas y daremos algunas alternativas para tomar en cuenta.

Una de las grandes barreras y con ciertos matices de leyenda; son los costos de inversión en BI; que no necesariamente son altos por los beneficios que se obtienen, pero esa es otra historia.

Centrémonos en lo siguiente: Cómo hacer que mi empresa invierta en una solución de BI que cotizada en su totalidad requiere una inversión mínima de $600K en producto.

Definitivamente es una situación conocida; y probablemente dirás: No hay forma de hacerlo, a menos que estés trabajando en un banco o en una minera.

El reto es hacer que nuestra empresa esté dispuesta a darnos $600K para BI o que esté dispuesta a comprar el proyecto de BI?; para evitar utilizar alguna marca específica diremos que la solución se llamara “SOLUCIÓN BI”.

Lo primero que debemos hacer es tener una visión Global, con alcances cortos y ajustables, ¿qué quiere decir esto?, pues busquemos una solución que en nuestro punto de vista, experiencia, aplicabilidad y realidad; se ajuste a nuestra empresa; luego busquemos que tanto la solución como la inversión se pueda hacer de forma gradual; o escalable. Y esto principalmente, porque hoy en día los cambios y tendencias son muy rápidos, y nadie, absolutamente nadie puede asegurarnos el futuro; entonces nuestras decisiones deben permitirnos ser ágiles tanto con el negocio como con nuestras inversiones.

Si empezamos con $100K en el primer año con la “SOLUCIÓN BI” y orientamos todos nuestros esfuerzos a utilizar al máximo ese módulo o la parte de la “SOLUCIÓN BI” implementada; aprendiendo, generando entregables, con resultados regionales, capacitando a nuestros equipos, etc.; y para el segundo año vamos con otros $100K más, y con ello profundizamos más en la solución, explotamos la potencialidad de la solución; pero, ocurre algo inesperado.

A: La empresa y/o producto que elegimos es adquirido por otra empresa, algo que es una realidad en nuestros tiempos, y para cerrar con broche de oro, nuestra solución ya no toma el camino por el cual la habíamos elegido entre otras soluciones; lo cual nos obliga a pensar en si hicimos bien en elegirla, o acaso no fuimos capaces de ver lo que se venía para esta solución. Quizá sea momento de informar que debemos pensar en otra solución.

B: Luego de estos 2 años por más esfuerzo que le hemos metido, nos damos cuenta que la solución escogida no es la más adecuada para nuestra empresa, a pesar de encontrarse en el cuadrante de Gartner; y haber salido airosa de las pruebas de concepto; cuando ya estuvo todo implementado, definitivamente nos damos cuenta que no es lo que requerimos.

Los 2 resultados presentados quizá sean los temores más básicos que tenemos antes de escoger una solución en BI; y obviamente los principales drivers para considerar que tuvimos una mala elección. Pero, ¿realmente fue una mala elección?. Para el escenario A podemos decir que efectivamente eso está ocurriendo en la actualidad; y no por estas razones debemos dejar de elegir; o tomarnos la vida en una elección; acuérdate que el tiempo es dinero; y en nuestro caso, dinero que estamos perdiendo. Para el escenario B, esto pasa hasta con expertos, porque el negocio es cambiante, los usuarios son cambiantes, las necesidades son cambiantes.

Ambas conclusiones nos sugieren que nos equivocamos y que hicimos un gasto en lugar de una inversión, es esto correcto?.

La respuesta es sencilla, NO.

En ambos escenarios hemos aprendido como empresa, en ambos escenarios nos tomó 2 años darnos cuenta que no necesariamente una prueba de concepto nos asegura el éxito; y tampoco podemos escapar a esta suerte de compras corporativas; que pueden hacer que ciertos productos cambien totalmente su visión, hasta incluso poder desaparecer. Y finalmente en esos 2 años, se aprovechó al máximo lo que se tenía, intentando rentabilizar la inversión hecha; entonces se puede decir que se gastó $200K?

Muchos ejecutivos responsabilizan al equipo por la mala elección y toman estos 2 años como gasto, cuando más bien son una gran inversión; porque nos atrevimos, porque decidimos y porque no nos pasamos 2 años en tomar una decisión; cuando eso si lo llamaría un gasto.

Ahora bien, seamos más exhaustivos todavía; si hubieses escogido una solución que no fuese escalable en inversión, quizá estaríamos en un escenario de haber involucrado $600K desde el inicio, con lo cual habríamos, luego de estos 2 años, invertido $200K y habríamos gastado $400K, de acuerdo?. Lo que quiero decir es que el error fue de menos impacto económico tomando una solución modular, y no los típicos productos que pretenden vendernos toda una suite. Entonces para los más ácidos, no perdimos $600K, perdimos (aunque estoy en desacuerdo) $200K.

Ahora, los líderes tenemos 2 caminos, luego de encontrarnos en esta situación;

  1. CIEGOS, Hacernos a los ciegos e intentar no darnos cuenta del error en la elección; y continuar invirtiendo en la “SOLUCIÓN BI” que claramente no nos está dando resultados; y no se ofendan los VENDORS; los productos son buenos; pero no se acomodaron a esta realidad, o no los supieron acomodar.

No se ofendan los líderes, pero hoy en día tenemos que ser ágiles hasta para darnos cuenta que “algo” hizo que nuestra decisión no fuera la mejor; si nos damos cuenta de eso, es mejor PARAR y re evaluar el proyecto; no dejemos que nuestros “egos” nos hagan gastar más dinero de nuestra empresa, porque eso termina minando cualquier nueva iniciativa de inversión futura en BI.

  1. ÁGILES, el poder de reacción debe ser una cualidad y parte de la cultura de BI, detener las inversiones en esta solución es la primera decisión, buscar alternativas para virar nuestros esfuerzos es el segundo paso, ahora tenemos una gran ventaja; tenemos la experiencia de algo que no funcionó y muchos más kilómetros de lo que necesitamos realmente. Es mucho mejor hacer una pausa de esfuerzo y de inversión buscando el mejor camino, buscando volver a nuestra hoja de ruta.

Teniendo la capacidad de ver cuando una decisión no fue la más adecuada, seremos más capaces de mejorar cada día; cambiar de opinión no nos debilita, nos demuestra que estamos caminando con el mercado, a la velocidad de la realidad.

Muchas veces los factores que se evalúan son más complejos, pero nos es importante ponernos a discutir por los hechos que generaron esta situación, sino ver cómo vamos a salir de esto; de nosotros dependerá si queremos caminar sobre arenas movedizas o sobre piso firme.

Conocen realidades de proyectos que fracasan luego de años y años de insistencia?; mientras en esos años se haya podido rescatar “algo” no lo consideren fracaso; mientras seamos más ágiles para reaccionar, menos dinero perderemos; y esto pasa por la capacidad de cuestionarnos en cada momento. Los proyectos o soluciones que necesitan años para justificar su inversión hoy en día casi no existen, porque todo avanza muy rápido, y los productos y soluciones cada vez más, se orientan a dar resultados en plazos más cortos; o simplemente desaparecen.

Hoy en día, no podemos darnos el lujo de mantener proyectos que no tienen resultados en el corto y mediano plazo; los proyectos deben orientarse a la cultura de la “Evangelización”; si a uno le va bien, es más probable que al otro le vaya bien; y así vamos alineados a la visión global de la empresa.

Que una empresa tenga mejor espalda financiera que otra, no otorga licencia de invertir mal; invitemos a los grandes proveedores de información a que se acomoden a lo que el mercado necesita; y hoy el mercado necesita conocer, experimentar, madurar con inversiones que no espanten el mercado; y si el proveedor no se ajusta, pues veamos otros proveedores; porque el mercado cambia. Tarde o temprano los proveedores se deben ajustar a lo que el mercado necesita, no pueden sobrevivir con estrategias primitivas de mercado; el peor defecto que puede tener un proveedor es no moverse con el mercado, perder de vista el mercado y sólo centrarse en lo que necesitan ellos y sólo ellos.

Traslapen los $600K a sus realidades, ya sean millones o miles, cambiar no es estar equivocado, es darte cuenta que estas mejorando.

Finalmente, queremos ¿gastar o invertir?, decídanlo ustedes, pero no nos olvidemos de hacernos estas preguntas constantemente; porque en algún momento nuestro gasto se puede volver inversión, y obviamente nuestra inversión en gasto; siempre será nuestra decisión; no dejemos que el tiempo, ni nuestra ceguera tome la decisión por nosotros. Hay que hacer algo, no nos pasemos la vida evaluando decisiones, hay que tomarlas y tengamos claro que queremos hacer; GASTAR o INVERTIR.