¿Inteligencia? de Negocios

¿Inteligencia? de Negocios

por Jimmy Pérez Tsujita

¿Inteligencia? de Negocios

ETIQUETAS:
0

Recuerdo que tenia a mi cargo un grupo de practicantes que se llamaban “Analistas Helper” en una empresa de Soluciones tecnológicas; en eso tiempos estábamos introduciendo en el mercado los hoy mundialmente conocidos equipos Multifuncionales; Copian, Imprimen, Escanean; reciben Faxes, etc.; Y los llamados “analistas helper” debían capacitar en el uso de los equipos y las soluciones, así como atender los incidentes que estas soluciones pudieran presentar; es decir, debían actuar rápidamente, para resolver cualquier incidente.

Este grupo de jóvenes entusiastas y futuros ingenieros de sistemas de diversas instituciones, acudían velozmente a los clientes y en menos de 5 minutos y delante de la situación presentada utilizaban su teléfono para generar la “llamada ganadora”; luego de unas cuantas timbradas les contestaba y les decía: “¿Todo ok?, cuéntame como lo resolviste”. Y ellos muy apenados me decían: es un nuevo error, ¿te lo puedo explicar?; y luego pasábamos minutos a través de la línea en un ejercicio de seguir y probar mis indicaciones; luego de un mes los reuní y me animé a decirles: “Chicos de ahora en adelante nos llamaremos de otra manera”; y uno de ellos muy conservador, inmediatamente me dijo: ¿qué pasó? ¿Porqué?; mi respuesta fue corta, pero la explicación fue bastante mas larga y formadora, pero concretamente fue: “Porque no analizamos NADA”.

Analistas de todos los campos, nos debemos al análisis; seguir instrucciones no es analizar, justamente una situación nueva nos permite desarrollar esas habilidades que nos deben distinguir; el análisis es un excelente ejercicio de encontrarse con la nada e intentar encontrar una salida; particularmente me encanta no conocer la respuesta o la solución de algo, porque me reta a superarme y aprender cada día; analicemos nuestras decisiones, y aceptemos que mas de una vez vamos a cometer errores; y ahora, el reto para los analistas es analizar oportunamente, AJA!!! Oportunidad, esa es la clave de un analista, esté en el negocio que esté, ¿Porqué? Porque un analista que llega tarde a sus conclusiones, será como un centro delantero de futbol que llega tarde a un centro de gol; es decir; el analista debe vivir entrenándose para estar siempre en el momento adecuado, con la información adecuada; podemos adquirir experiencia para estar en el momento justo; esa experiencia nos lo darán los años y por supuesto nuestros contactos; no existe analista sin años encima, no existe analista sin redes de contacto; no existe analista sin errores; esta experiencia nos genera el don de ubicación, conocimiento y generación continua de oportunidad; la oportunidad la veremos como: Entregar soluciones en el momento justo con la información precisa, con alto impacto en el proyecto o empresa.

El conocimiento es una parte también importante dentro de la definición de analista, puesto que el conocimiento nos dará el matiz o el sabor de nuestro análisis; no es lo mismo el matiz de un abogado, de un ingeniero o quizá de un médico; este conocimiento es una mezcla de formación, como conocimiento adquirido a través de estudios y conocimiento a través de la práctica en las actividades realizadas. Ambos conocimientos se complementan y en algunos casos, particularmente, me inclino por el conocimiento adquirido en la práctica. Esta práctica nos refiere a la sensibilidad del campo, los textos nos muestran la base y en el mejor de los escenarios una serie de casos previos que intentan agregar valor a través de experiencias documentadas; les comento 2 experiencias para graficar de mejor manera este conocimiento. La primera experiencia refiere a la elección de un proveedor de servicios tecnológicos, existían tres empresas y las propuestas y estilos de trabajo son bastante similares, es decir; certificados en la herramienta, uso de metodologías estándares en documentación del mercado, costo por analista bastante cercano y acorde con el mercado; con ninguna de las tres habíamos trabajado previamente y las empresas referidas fueron tan genéricas y dirigidas que no servía como indicador para la evaluación; entonces les pregunto: ¿cómo tomamos la decisión?. Y la segunda experiencia paso en el momento que tuve que decidir en que escuela llevar mi MBA. La empresa en donde laboraba me ofrecía el 50% de descuento por llevarla en una escuela determinada; realmente una verdadera oferta, teniendo en cuenta que se trataba de una escuela que gozaba de prestigio en el medio; luego de un ejercicio de análisis opte por llevarla en una escuela diferente a la que ofrecía el descuento. ¿Porqué? Simplemente la clase, en el caso de la que me ofrecía el descuento, iba a estar compuesta por puros trabajadores del grupo laboral en donde me encontraba trabajando; cero experiencias distintas, ¿necesitan algún dato adicional para que entiendan mi decisión?. Eso si, aprendí que esa escuela había cuantificado las experiencias ajenas y las redes de contacto, en el 50% de su costo.

Pasemos a la parte de “Negocios”, dentro de mi definición de Analista de Inteligencia de Negocios, la palabra Negocios hará referencia a todo tipo de actividad a la que nos dediquemos, desde un deporte como el futbol hasta ser presidente de un país. Entonces, por donde pasa considerarme o no parte de un negocio determinado. Muchos confunden, estar en determinado sector como empleado, al “estar” en determinado negocio, ¿me entienden?; me explico. Estar en el sector financiero por ejemplo ¿nos hace parte del negocio?: DEPENDE. Desde mi punto de vista, dependerá del grado de sensibilidad que tenemos respecto de nuestra actividad dentro de la empresa y como este actúa sobre el “core” de la empresa en donde nos encontramos; o acaso porque hago un software dentro de un banco no pertenezco al sector financiero, pues la conclusión es sencilla, y les pregunto, cuantas veces como parte de un equipo de desarrollo de software nos hemos preguntado ¿para qué? y ¿cómo? impacta nuestro desarrollo en el negocio, y como se mueve genéricamente la empresa, acaso estamos prohibidos de saber el contexto político y comercial en que nos encontramos; pues es simple y quizá un defecto, pocos se preocupan de estos detalles dentro de su empresa, y quizá esos detalles nos ayuden a saber ¿dónde nos encontramos?, ¿debo buscar trabajo en otra empresa?, ¿recibiré utilidades?; sabemos ¿cómo impacta la entrada de otras empresas del mismo rubro que la mía?, muchos de ustedes me dirán pues la verdad, no me interesa porque finalmente es mayor oportunidad de trabajo para mi, puedo cambiarme a la otra empresa y listo. Si piensan así ustedes están en el sector financiero pero en el negocio de software.

Somos hinchas del futbol, pero ¿sabemos como se maneja el futbol?, entonces como espectadores somos parte del negocio del futbol, pero obviamente no estamos en ese sector; ahora bien, ser parte del negocio tampoco nos hace expertos en el negocio.

Negocio de hecho es una palabra muy grande en definiciones, sobre todo cuando no conocemos del negocio, o acaso para un comerciante informal le resulta difícil explicarnos cual es su negocio.

Respecto a la inteligencia, debemos ser bastante más cuidadosos, ya que podemos ofender a más de un intelecto. Es claro que la aplicación de inteligencia en nuestros actos responde a muchos factores, y me quiero centrar en como aplicamos nuestra inteligencia para diferenciarnos. Siendo bastante estrictos decimos que los seres humanos nos diferenciamos de los animales porque nosotros tenemos la capacidad de pensar y otras variables mas; entonces es claro que nosotros pensamos nuestros actos (al menos debemos hacerlo), antes de cualquier acción; ¿realmente pensamos siempre?, realmente sumamos cuando nos preguntan 2 + 2, o cuando te preguntan tu edad; o simplemente hacemos un ejercicio repetitivo y damos la respuesta por que la “sabemos”. Es inteligente aplicar una fórmula matemática ante un problema o se trata de una aplicación de un conocimiento adquirido previamente, estamos preparados para resolver un ejercicio matemático nunca antes visto o nos guiamos de plantillas de resolución aprendidas previamente; estas interrogantes nos deben llevar a pensar que muchas veces actuamos por instinto, por repetición o quizá simplemente por que “lo sabemos”.

En nuestro trabajo, en nuestro día a día ¿hacemos ejercicios inteligentes?, muchos se sentirán ofendidos con esta pregunta, pero estoy seguro que nuestras acciones operativas no tienen nada de inteligentes y que la velocidad de los negocios nos obliga a tomar decisiones repetitivas y no inteligentes.

Ante tantas interrogantes vamos a unir los conceptos de Analista + Inteligencia + Negocios.

La capacidad de analizar, cuestionar, equivocarse y sobre todo de conocer nos hará mejores ANALISTAS y si le agregamos que conocemos de cierto negocio, seremos personas con un valor muy fuerte en el mercado, es decir; un Analistas de Negocios, expertos en negocios y con alta capacidad de cuestionamiento, la pregunta con esta unión de conceptos seria, en donde los busco.

Un analista de negocios es mas un analista o es mas un experto en el negocio, que formación debería tener, suena conocido que un analista luego de años de experiencia se convierta en Analista de negocios, acaso es lo más óptimo? O quizá a los expertos de negocios les debemos enseñar un par de “tips” propios de un analista y listo. Justamente la barrera se encuentra en ese mix de habilidades y cualidades que hace poderoso a un analista de negocios en todo el sentido de la palabra. Y que les parece, si a esta dificultad le agregamos el término de Inteligente; es decir ANALISTA DE INTELIGENCIA DE NEGOCIOS O ANALISTA BI (Por sus siglas en Ingles).

Hablar de un analista de inteligencia de negocios es algo tan semántico como romántico, pero tan poderoso como gestionar la información 360°.

Un analista de inteligencia de negocios debe conocer muy bien los aspectos e impactos que tiene el negocio, desde todos los puntos de vistas, financieros, comerciales e incluso a nivel de procesos, debido a que esto le permitirá tener la sensibilidad para trabajar con la información y generar oportunidades basadas en comportamientos, tendencias, descubrimientos. Es evidente que para poder analizar grandes volúmenes de información, hoy se mezclan las tecnologías con las habilidades y los conocimientos en búsquedas inteligentes.

Un analista de BI; entonces lo podemos definir como el analista que se encargará de descubrir, sugerir e implementar soluciones sobre la información de una empresa, de tal manera que esta información sea utilizada de forma óptima en todos los procesos de una empresa; Las empresas hoy en día deben tomar decisiones basados en información y esta información que siempre ha existido debe ser canalizada en toda la empresa de la mejor manera, con la finalidad de generar procesos virtuosos basados en información y que las personas, procesos y la empresa en su conjunto deje de lado la incertidumbre y la desinformación para dar de lado a la nueva tendencia de información inteligente.

Información existe y existirá en todas las áreas de la empresa; el aprovechamiento de esta, forma parte de esta tendencia mundial hacia el aprovechamiento y el poder agregar valor basados en información; es pues el momento de dar paso a los verdaderos Analistas de Inteligencia de Negocios; a los analistas los invito a que agreguen valor capacitándose y sobre todo aprendiendo del negocio, nunca se cansen de aprender, y a los expertos en negocio los invito a fortalecer el fundamento técnico de sus decisiones; cuando ambos logren avances; tendremos al verdadero analista de inteligencia de negocios; mientras tanto APRENDAMOS A AGREGAR VALOR CON CONOCIMIENTO.  

 

Recuerdo que tenia a mi cargo un grupo de practicantes que se llamaban “Analistas Helper” en una empresa de Soluciones tecnológicas; en eso tiempos estábamos introduciendo en el mercado los hoy mundialmente conocidos equipos Multifuncionales; Copian, Imprimen, Escanean; reciben Faxes, etc.; Y los llamados “analistas helper” debían capacitar en el uso de los equipos y las soluciones, así como atender los incidentes que estas soluciones pudieran presentar; es decir, debían actuar rápidamente, para resolver cualquier incidente.

Este grupo de jóvenes entusiastas y futuros ingenieros de sistemas de diversas instituciones, acudían velozmente a los clientes y en menos de 5 minutos y delante de la situación presentada utilizaban su teléfono para generar la “llamada ganadora”; luego de unas cuantas timbradas les contestaba y les decía: “¿Todo ok?, cuéntame como lo resolviste”. Y ellos muy apenados me decían: es un nuevo error, ¿te lo puedo explicar?; y luego pasábamos minutos a través de la línea en un ejercicio de seguir y probar mis indicaciones; luego de un mes los reuní y me animé a decirles: “Chicos de ahora en adelante nos llamaremos de otra manera”; y uno de ellos muy conservador, inmediatamente me dijo: ¿qué pasó? ¿Porqué?; mi respuesta fue corta, pero la explicación fue bastante mas larga y formadora, pero concretamente fue: “Porque no analizamos NADA”.

Analistas de todos los campos, nos debemos al análisis; seguir instrucciones no es analizar, justamente una situación nueva nos permite desarrollar esas habilidades que nos deben distinguir; el análisis es un excelente ejercicio de encontrarse con la nada e intentar encontrar una salida; particularmente me encanta no conocer la respuesta o la solución de algo, porque me reta a superarme y aprender cada día; analicemos nuestras decisiones, y aceptemos que mas de una vez vamos a cometer errores; y ahora, el reto para los analistas es analizar oportunamente, AJA!!! Oportunidad, esa es la clave de un analista, esté en el negocio que esté, ¿Porqué? Porque un analista que llega tarde a sus conclusiones, será como un centro delantero de futbol que llega tarde a un centro de gol; es decir; el analista debe vivir entrenándose para estar siempre en el momento adecuado, con la información adecuada; podemos adquirir experiencia para estar en el momento justo; esa experiencia nos lo darán los años y por supuesto nuestros contactos; no existe analista sin años encima, no existe analista sin redes de contacto; no existe analista sin errores; esta experiencia nos genera el don de ubicación, conocimiento y generación continua de oportunidad; la oportunidad la veremos como: Entregar soluciones en el momento justo con la información precisa, con alto impacto en el proyecto o empresa.

El conocimiento es una parte también importante dentro de la definición de analista, puesto que el conocimiento nos dará el matiz o el sabor de nuestro análisis; no es lo mismo el matiz de un abogado, de un ingeniero o quizá de un médico; este conocimiento es una mezcla de formación, como conocimiento adquirido a través de estudios y conocimiento a través de la práctica en las actividades realizadas. Ambos conocimientos se complementan y en algunos casos, particularmente, me inclino por el conocimiento adquirido en la práctica. Esta práctica nos refiere a la sensibilidad del campo, los textos nos muestran la base y en el mejor de los escenarios una serie de casos previos que intentan agregar valor a través de experiencias documentadas; les comento 2 experiencias para graficar de mejor manera este conocimiento. La primera experiencia refiere a la elección de un proveedor de servicios tecnológicos, existían tres empresas y las propuestas y estilos de trabajo son bastante similares, es decir; certificados en la herramienta, uso de metodologías estándares en documentación del mercado, costo por analista bastante cercano y acorde con el mercado; con ninguna de las tres habíamos trabajado previamente y las empresas referidas fueron tan genéricas y dirigidas que no servía como indicador para la evaluación; entonces les pregunto: ¿cómo tomamos la decisión?. Y la segunda experiencia paso en el momento que tuve que decidir en que escuela llevar mi MBA. La empresa en donde laboraba me ofrecía el 50% de descuento por llevarla en una escuela determinada; realmente una verdadera oferta, teniendo en cuenta que se trataba de una escuela que gozaba de prestigio en el medio; luego de un ejercicio de análisis opte por llevarla en una escuela diferente a la que ofrecía el descuento. ¿Porqué? Simplemente la clase, en el caso de la que me ofrecía el descuento, iba a estar compuesta por puros trabajadores del grupo laboral en donde me encontraba trabajando; cero experiencias distintas, ¿necesitan algún dato adicional para que entiendan mi decisión?. Eso si, aprendí que esa escuela había cuantificado las experiencias ajenas y las redes de contacto, en el 50% de su costo.

Pasemos a la parte de “Negocios”, dentro de mi definición de Analista de Inteligencia de Negocios, la palabra Negocios hará referencia a todo tipo de actividad a la que nos dediquemos, desde un deporte como el futbol hasta ser presidente de un país. Entonces, por donde pasa considerarme o no parte de un negocio determinado. Muchos confunden, estar en determinado sector como empleado, al “estar” en determinado negocio, ¿me entienden?; me explico. Estar en el sector financiero por ejemplo ¿nos hace parte del negocio?: DEPENDE. Desde mi punto de vista, dependerá del grado de sensibilidad que tenemos respecto de nuestra actividad dentro de la empresa y como este actúa sobre el “core” de la empresa en donde nos encontramos; o acaso porque hago un software dentro de un banco no pertenezco al sector financiero, pues la conclusión es sencilla, y les pregunto, cuantas veces como parte de un equipo de desarrollo de software nos hemos preguntado ¿para qué? y ¿cómo? impacta nuestro desarrollo en el negocio, y como se mueve genéricamente la empresa, acaso estamos prohibidos de saber el contexto político y comercial en que nos encontramos; pues es simple y quizá un defecto, pocos se preocupan de estos detalles dentro de su empresa, y quizá esos detalles nos ayuden a saber ¿dónde nos encontramos?, ¿debo buscar trabajo en otra empresa?, ¿recibiré utilidades?; sabemos ¿cómo impacta la entrada de otras empresas del mismo rubro que la mía?, muchos de ustedes me dirán pues la verdad, no me interesa porque finalmente es mayor oportunidad de trabajo para mi, puedo cambiarme a la otra empresa y listo. Si piensan así ustedes están en el sector financiero pero en el negocio de software.

Somos hinchas del futbol, pero ¿sabemos como se maneja el futbol?, entonces como espectadores somos parte del negocio del futbol, pero obviamente no estamos en ese sector; ahora bien, ser parte del negocio tampoco nos hace expertos en el negocio.

Negocio de hecho es una palabra muy grande en definiciones, sobre todo cuando no conocemos del negocio, o acaso para un comerciante informal le resulta difícil explicarnos cual es su negocio.

Respecto a la inteligencia, debemos ser bastante más cuidadosos, ya que podemos ofender a más de un intelecto. Es claro que la aplicación de inteligencia en nuestros actos responde a muchos factores, y me quiero centrar en como aplicamos nuestra inteligencia para diferenciarnos. Siendo bastante estrictos decimos que los seres humanos nos diferenciamos de los animales porque nosotros tenemos la capacidad de pensar y otras variables mas; entonces es claro que nosotros pensamos nuestros actos (al menos debemos hacerlo), antes de cualquier acción; ¿realmente pensamos siempre?, realmente sumamos cuando nos preguntan 2 + 2, o cuando te preguntan tu edad; o simplemente hacemos un ejercicio repetitivo y damos la respuesta por que la “sabemos”. Es inteligente aplicar una fórmula matemática ante un problema o se trata de una aplicación de un conocimiento adquirido previamente, estamos preparados para resolver un ejercicio matemático nunca antes visto o nos guiamos de plantillas de resolución aprendidas previamente; estas interrogantes nos deben llevar a pensar que muchas veces actuamos por instinto, por repetición o quizá simplemente por que “lo sabemos”.

En nuestro trabajo, en nuestro día a día ¿hacemos ejercicios inteligentes?, muchos se sentirán ofendidos con esta pregunta, pero estoy seguro que nuestras acciones operativas no tienen nada de inteligentes y que la velocidad de los negocios nos obliga a tomar decisiones repetitivas y no inteligentes.

Ante tantas interrogantes vamos a unir los conceptos de Analista + Inteligencia + Negocios.

La capacidad de analizar, cuestionar, equivocarse y sobre todo de conocer nos hará mejores ANALISTAS y si le agregamos que conocemos de cierto negocio, seremos personas con un valor muy fuerte en el mercado, es decir; un Analistas de Negocios, expertos en negocios y con alta capacidad de cuestionamiento, la pregunta con esta unión de conceptos seria, en donde los busco.

Un analista de negocios es mas un analista o es mas un experto en el negocio, que formación debería tener, suena conocido que un analista luego de años de experiencia se convierta en Analista de negocios, acaso es lo más óptimo? O quizá a los expertos de negocios les debemos enseñar un par de “tips” propios de un analista y listo. Justamente la barrera se encuentra en ese mix de habilidades y cualidades que hace poderoso a un analista de negocios en todo el sentido de la palabra. Y que les parece, si a esta dificultad le agregamos el término de Inteligente; es decir ANALISTA DE INTELIGENCIA DE NEGOCIOS O ANALISTA BI (Por sus siglas en Ingles).

Hablar de un analista de inteligencia de negocios es algo tan semántico como romántico, pero tan poderoso como gestionar la información 360°.

Un analista de inteligencia de negocios debe conocer muy bien los aspectos e impactos que tiene el negocio, desde todos los puntos de vistas, financieros, comerciales e incluso a nivel de procesos, debido a que esto le permitirá tener la sensibilidad para trabajar con la información y generar oportunidades basadas en comportamientos, tendencias, descubrimientos. Es evidente que para poder analizar grandes volúmenes de información, hoy se mezclan las tecnologías con las habilidades y los conocimientos en búsquedas inteligentes.

Un analista de BI; entonces lo podemos definir como el analista que se encargará de descubrir, sugerir e implementar soluciones sobre la información de una empresa, de tal manera que esta información sea utilizada de forma óptima en todos los procesos de una empresa; Las empresas hoy en día deben tomar decisiones basados en información y esta información que siempre ha existido debe ser canalizada en toda la empresa de la mejor manera, con la finalidad de generar procesos virtuosos basados en información y que las personas, procesos y la empresa en su conjunto deje de lado la incertidumbre y la desinformación para dar de lado a la nueva tendencia de información inteligente.

Información existe y existirá en todas las áreas de la empresa; el aprovechamiento de esta, forma parte de esta tendencia mundial hacia el aprovechamiento y el poder agregar valor basados en información; es pues el momento de dar paso a los verdaderos Analistas de Inteligencia de Negocios; a los analistas los invito a que agreguen valor capacitándose y sobre todo aprendiendo del negocio, nunca se cansen de aprender, y a los expertos en negocio los invito a fortalecer el fundamento técnico de sus decisiones; cuando ambos logren avances; tendremos al verdadero analista de inteligencia de negocios; mientras tanto APRENDAMOS A AGREGAR VALOR CON CONOCIMIENTO.

 

Imagen de pcsijbug

Hola Jimmy, interesante

Hola Jimmy, interesante articulo. Aquí algunos comentarios.
Analista de BI = Conocimientos Técnicos + Conocimiento de negocio.
En la actualidad estos roles están muy separados, los de negocio no quieren saber mucho de la parte técnica y los de la parte técnica no quieren saber mucho de negocio.

Lo que entiendo de tu articulo es que un Analista de BI debe manejar ambos perfiles (técnicos y de negocio).

Imagen de pcaplmen

Hola Jimmy, muy bueno tu

Hola Jimmy, muy bueno tu informe, me gusto mucho , ya que puedo aprender mas con tu aporte. Yo soy Administrador de Empresas de carrera y tu aporte es muy bueno considerando que has encontrado en el enfoque de los sistemas una visión diferente de lo que es hacer negocios. Eso es lo enrriquecedor de los equipos interdisciplinarios. Además , el concepto de Inteligencia llevado a los negocios, implica como dices una profundidad de análisis , desarrollando el estudio de los negocios, que no es más que buscar nuevos conocimientos en los cuales los métodos científicos bien entendidos desarrollan nuestra creatividad.
Saludos
Renato Méndez

Imagen de Jimmy Pérez Tsujita

Renato, Justamente esa es la

Renato, Justamente esa es la misión, intentar conectar las diferentes disciplinas para agregar valor en una empresa. Intentemos siempre que en nuestras sesiones de clases, se despierte esa vocación por analizar. Muchas gracias por los comentarios!!!.